¡10% de descuento en Noviembre!

7 consejos para ahorrar hasta un 30% de energía en casa

¿Tiemblas cada vez que recibes una factura en casa? Si el ahorro de energía te hace preocuparte más de la cuenta, este post te interesa. Pero, ¿sabes cómo hacerlo para ahorrarte hasta un 30% en tu factura mensual?

Ya sea por desconocimiento o por rutina, hay muchos pequeños detalles con los que podemos ahorrarnos mucho. Te contamos 7 consejos para incorporar a tu rutina, con los que te garantizamos que verás esta merma en la factura.

1. Un buen aislante

Una parte importante del calor o frío que queremos mantener dentro de casa, puede escaparse por puertas o ventanas que no cuenten con las características idóneas. Por eso, utilizar materiales de calidad es esencial para evitar fugas energéticas.

Este tipo de reformas es bastante rápida, limpia y económica. Si bien es cierto que hay muchas opciones al hablar de materiales y precios, te recomendamos apostar por aquellos de calidad, que nos mantendrán protegidos durante más tiempo. Esto, a la larga, se traducirá en un ahorro importante.

Te recomendamos, también, tener en mente aspectos como la transmisividad del vidrio, la permeabilidad del marco o la orientación en la que se coloque las ventanas. La cara sur de una estancia será siempre la más recomendable para ahorrar durante el conjunto del año.

2. Di hola a las luces LED

Si quieres ahorrar hasta 10 veces más electricidad en el consumo de tus bombillas, te aconsejamos encarecidamente sustituir las bombillas tradicionales por unas de LED.

Aunque son más caras, debes verlo como una inversión, ya que su vida útil se extiende hasta las 10.000 horas de luz por ciclo. Además, este ahorro se verá también reflejado en la factura de la luz.

Un truco: aprovechar la luz natural del sol te ayudará notablemente a ahorrar energía. Si nos lees desde España, no hay excusas para no hacerlo, ya que tenemos el privilegio de contar con muchas horas de luz al año.

3. Ducharse mejor que bañarse

Darse un capricho de vez en cuando no hace daño a nadie, pero si entre tus planes están consumir menos electricidad y cuidar el medioambiente, es el momento de plantearte empezar a usar más la ducha. Claramente, darse un baño tiene ciertas ventajas que ducharse no, pero al mismo tiempo, supone un consumo desorbitado tanto de agua como electricidad, ya que los baños suelen ser de agua caliente.

Esto significa que nuestro termo estará calentando agua hasta 6 veces más tiempo que al hacerlo con una ducha. Aunque es muy agradable dejarse llevar por lo relajante de un baño, te recomendamos dejarlo para ocasiones especiales si estás realmente pensando en cómo ahorrar energía en casa.

4. Apaga las luces

Puede parecer algo obvio, pero ¿quién no se ha dejado alguna vez la luz encendida al salir de la habitación? Por eso, debemos mentalizarnos de que, con un simple gesto, podemos conseguir un ahorro considerable en nuestra factura de la luz.

Por otro lado, hoy en día la mayoría de compañías energéticas ofrecen tarifas planas con las que contratar un número de horas al día de energía. Así, puedes organizarte para hacer tareas que conlleven un mayor consumo de energía  -como poner el lavavajillas, la lavadora o planchar- en aquellas horas en las que te resulte más barato.

Por otro lado, si pasas más tiempo en casa por las tardes, puedes contratar este horario y así encender la luces sin remordimiento.  Aún así, tener en mente el consumo también en este horario es recomendable para cuidar el planeta

5. Los electrodomésticos

Hacerte con un equipo de electrodomésticos de consumo responsable es uno de los consejos que más energía pueden hacerte ahorrar en casa. Estos deben tener la etiqueta A+++, que diferencia del resto aquellos otros con un consumo de energía más bajo.

Asimismo, ciertos aparatos como frigoríficos, neveras o lavaplatos tienen opciones Eco con las que ahorrar más energía sin cabe. Por eso, aunque sabemos que los electrodomésticos con esta etiqueta suelen requerir un mayor desembolso económico, también nos ayudarán a ahorrar energía y dinero. Teniendo esto en cuenta, te recomendamos tomarte tu tiempo para escoger la opción que mejor se adapte a tus necesidades, ya que cada hogar es diferente.

6. ¿Qué potencia tienes contratada?

Probablemente estés al tanto, pero es posible bajar la potencia que tengamos contratada, ajustándola a nuestras necesidades. Te recomendamos revisar con tu compañía si en tu caso es posible hacerlo, ya que con este ajuste puedes llegar a ahorrar una parte importante dentro de tu factura.

Sin embargo, debemos tener cuidado, porque tener contratada una potencia inferior a la que necesitemos puede causarnos problemas con la electricidad, por lo que finalmente tengamos que volver a tratar con la empresa una subida de esta.

7. Los tejidos, tus grandes aliados.

Probablemente, tengas cortinas o alfombras en casa. De no ser así, te recomendamos que las utilices no solamente como objeto decorativo, sino por lo funcionales que pueden resultar. En el mercado hay una gran variedad de materiales y opciones diferentes -un ejemplo es el de los tejidos ignífugos, que nos mantendrán protegidos ante un posible incendio.

Así, ahorrar energía es posible con tan solo implementar nuevos hábitos, como apagar las luces o cambiar las bombillas tradicionales por luces LED. Utilizar cortinas y alfombras, o electrodomésticos con etiqueta A+++ también nos ayudará a conseguir nuestro propósito. Si necesitas más información al respecto, te invitamos a preguntarnos sin compromiso. Puedes hacerlo aquí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Déjanos tu comentario

Reformas Huelva

Utilizamos cookies. Puedes leer más sobre su uso en nuestra política de privacidad.

1
¡Envíanos un Whatsapp! Clic al botón