¡10% de descuento en Noviembre!

¿Sabes cómo planificar tu reforma?

Hacer una reforma es un proceso que, en muchas ocasiones, puede hacernos sentir sobrecogidos. Es posible que hayas pensado en hacer una reforma integral de tu vivienda, o que quieras hacerlo en una única estancia.

En cualquier caso, la planificación es fundamental, ya que te ahorrará muchos quebraderos de cabeza en el futuro, además de ayudarte a mantener la calma antes cualquier imprevisto y conseguir los resultados que buscas. Por eso, queremos contarte varios pasos a seguir para planificar tu reforma, consiguiendo que todo vaya como la seda. ¿Te parece interesante? ¡Sigue leyendo!

Apuntar, apuntar, y apuntar

Tomar nota de lo que te vaya viniendo a la mente te ayudará a retener y organizar todas las ideas y requisitos que tengas para tu reforma. Puede que tengas una memoria increíble. Aun así, nuestro consejo a seguir es que escribas en un papel todas las ideas que te vayan viniendo a la cabeza durante un tiempo para, más tarde, organizarlas y darles forma.
Marcarte un orden te ayudará a evitar que la reforma se convierta en algo interminable, además de ayudarte a solucionar posibles imprevistos que puedan ir surgiendo por el camino. ¿Un truco? Créate listas con diferentes temáticas dentro de la reforma: de materiales que te gusten o, por ejemplo, ideas al azar. Así, podrás ver todo con mayor claridad.

¿Cuál es mi presupuesto?

Otro de los pasos más importantes a seguir a la hora de hacer una reforma es establecer cuál va a ser tu presupuesto. Sabemos que no es algo sencillo: ¿y si me gasto más de lo que en realidad debería?, ¿qué pasa si surge cualquier imprevisto que no esté incluido en el presupuesto? ¡No hay de qué preocuparse! La solución está en marcarnos un presupuesto realista, que podamos permitirnos, pero que al mismo tiempo nos ayude a conseguir la reforma de nuestros sueños.

Para ello, te recomendamos que en este punto pidas ayuda a profesionales cualificados, de modo que puedas saber cuál es el valor real de lo que quieres llevar a cabo. Además, este punto te será de gran ayuda para el resto de pasos a seguir para planificar tu reforma en casa. Puede ser que tengas la cantidad ya ahorrada; en caso contrario, también será el momento de pedir información a tu banco para financiar el proyecto.

Es hora de elegir a un profesional

El siguiente paso será decidirnos por el equipo de profesionales que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Probablemente, en tu zona haya diferentes opciones a escoger, por lo que te recomendamos pedir información entre aquellos que más te convenzan para tomar una decisión final. Recuerda que la empresa por la que te decantes debe poner a tu alcance toda la información de manera transparente, para que dispongas de todos los datos posibles.

Es importante que el equipo que acabes escogiendo, te ofrezca una buena relación calidad precio. Si bien es cierto que a veces puede haber precios inflados -más en según qué ciudades- lo barato puede salir caro.

¿Con qué espacio cuento?

Conocer a la perfección el espacio con el que contamos es muy importante, para poder aprovecharlo al máximo. Por eso, debemos conocer también qué necesidades queremos cubrir con la reforma de manera que, adaptándonos a ambos aspectos, logremos una distribución funcional que facilite nuestro día a día en casa.

Pero, ¿qué materiales elijo? ¿Y el diseño?

Entre otros aspectos a tener en cuenta cuando planificamos nuestra reforma, está el de la elección de materiales y el diseño. Tanto si tienes una idea preconcebida de lo que ya quieres, como si no tienes nada en mente, debes saber que la empresa de reformas que contrates te asesorará en esta etapa del proceso. Existen infinidad de materiales, texturas, o diseños – esta cantidad puede incluso sobrepasarnos.

Por eso, te recomendamos que, seas cual sea tu caso, te dejes guiar por expertos en la materia. Estos, una vez conozcan tus necesidades, te mostrarán aquellas opciones existentes en el mercado que más se adapten a ti, haciendo que la decisión sea mucho más sencilla.

¿Cuándo empezamos?

Ya tienes todas tus ideas y la información necesaria apuntadas, has elegido un presupuesto y a un equipo de profesionales que te ha inspirado la confianza suficiente como para llevar a cabo la reforma. Es hora de calendarizar el proyecto, estableciendo una fecha en la que comenzar. ¿Nuestro consejo? Dedica unos minutos para consultar con tu familia acontecimientos importantes que puedan coincidir en fecha con la reforma.
Nos referimos, por ejemplo, a exámenes de tus hijos, períodos como vacaciones en los que vayan a estar la mayor parte del tiempo en casa, o picos de trabajo que puedan impedirte estar concentrada al 100% en el proyecto. Si bien es cierto que una reforma puede llegar a ser un proyecto apasionante, también habrá ciertos momentos en los que puedan surgir imprevistos que desestabilicen en cierto modo la tranquilidad de tu rutina, algo que nunca está de más tener en mente.

En resumidas cuentas, hacer una reforma puede acarrear el sentir ciertos miedos. ¿La buena noticia? Que si sigues los pasos anteriores, la posibilidad de que pueda surgir cualquier imprevisto que desestabilice tu tranquilidad se verá reducida considerablemente. Así, conseguirás transformar la reforma de tu casa en un proceso divertido y emocionante, en el que irás descubriendo poco a poco cómo será tu futuro hogar. Recuerda que, si estás pensando en hacer una reforma, puedes pedir información sin compromiso aquí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Déjanos tu comentario

Reformas Huelva

Utilizamos cookies. Puedes leer más sobre su uso en nuestra política de privacidad.

1
¡Envíanos un Whatsapp! Clic al botón